Constelaciones familiares

Teatralizar el inconsciente

Constelaciones familiares
Teatralizar el inconsciente
Las Constelaciones Familiares nos permiten liberarnos de los bloqueos que nos congelan en el tiempo a través de intensas catarsis emocionales.
  • 1 hora 30 minutos
  • 90 €

¿Qué son las constelaciones familiares?

Bert Hellinger (1925-2019) desarrolló las constelaciones familiares fusionando distintas técnicas terapéuticas: dinámica de grupos, Gestalt, Terapia Familiar Sistémica, Programación Neuro Lingüística (PNL), Análisis Transaccional y Terapia Primal.

De la fusión de estos enfoques, desarrolló la metodología de las constelaciones familiares, que tienen 4 premisas como base:

  1. Heredamos los conflictos para solucionarlos. Los sucesos que se dieron en la familia durante generaciones se pueden transmitir del pasado al presente manifestándose como problemas o síntomas psicológicos que tenemos hoy en día: depresión, ansiedad, hábitos insanos, etc.

  2. Los seres humanos repetimos patrones de conducta, programas emocionales y psicológicos, que se establecen en la primera infancia, donde somos modelados, condicionados e influenciados por nuestro sistema familiar: y por esta razón, descodificar las verdaderas relaciones familiares es una de las tres variables de la ecuación terapéutica para “sanarse”.

  3. Desde una visión sistémica, los miembros de nuestro transgeneracional representan una parte nuestra. De hecho, todo lo que nos rodea opera como un espejo, y esta proyección es necesaria para saber quién eres. Veamos un ejemplo: si nos amamos, aparecen personas que nos aman; sin embargo, si no rechazamos, atraemos gente que nos odia. Y por esta razón, no existen los traumas sino aprendizaje que te ayudan a conocerte pues las personas reflejan partes de nosotr@s.

  4. La persona que asume una carga familiar nace con la herramienta para solucionarlo. Sino no, no existiría la evolución porque cada persona asume el bloqueo que puede solucionar.

La terapia de constelaciones está diseñada para desvelar y comprender las (verdaderas) dinámicas transgeneracionales que se repiten a lo largo del tiempo, y cuando tenemos una perspectiva global, podemos entender y superar los bloqueos.

De ahí deriva el término “constelaciones”, haciendo referencia a la historia familiar como un conjunto de elementos que forman una suerte de universo interrelacionado y dependiente. Así, por ejemplo, una persona podría heredar un trauma de un antepasado que no supo solucionarlo, y por esta razón, se repite en el tiempo hasta que se soluciona.

¿Cómo es la terapia de constelaciones familiares?

Puede ser individual o grupal. El facilitador reúne a un grupo de participantes en un círculo, seleccionando a una persona para tratar una problemática.

Siempre se verbaliza el problema de forma clara y concisa”. Por ejemplo: “Tengo 30 años y quiero identificar el origen real de mi depresión”. Partiendo de ello, el facilitador pide información sobre la familia de origen, buscando eventos traumáticos del pasado que puedan tener una “resonancia sistémica” con la vida presente.  En este sentido, la resonancia sistémica se referiría a un hecho ocurrido anteriormente que “aún resuena” influyendo en el bienestar de la persona.

En la siguiente fase de una sesión, el paciente selecciona qué miembros de los representantes actuarán como miembros del sistema familiar. En algunos momentos, el facilitador puede preguntar cómo se siente el cliente; después, realiza cambios en la posición en los participantes que representan a los miembros de su familia.

Entonces ocurre la magia terapéutica: las personas elegidas para constelar se comparten como nuestros familiares sin que los conozcan, y se desvelan los secretos y los sucesos que explican el origen del bloqueo.

Es similar a una obra de teatro donde se va desarrollando una trama, con un nudo (nuestro problema) y un desenlace (la solución), y a medida que avanza la constelación, todo va cobrando sentido. La persona elegida para representar el problema de la paciente actúa como la actriz principal, y el resto de actores, también, escenifican los familiares implicados en ese bloqueo.

Y asistir como espectadoras a nuestra infancia real nos ayuda a encajar las piezas del puzzle de nuestra vida, dotándola de propósito y de coherencia. Por ello, es una terapia indicada y recomendada para las personas muy bloqueadas o que les cuesta relajarse o que tienen miedo a bucear en su inconsciente, tal como se realiza con la terapia regresiva.

La paciente revive su infancia desde la conciencia como si se hubiese quitado un velo que le impedía ver la verdad. Este proceso produce una catarsis, una liberación emocional y psicológica, que es profundamente sanadora.

A modo de ejemplo, explico un caso recurrente que aparecen en las terapias que he realizado. Durante la constelación, alguien que representa el origen del problema  de la paciente se coloca en posición fetal, representando una depresión producto de una desvalorización (fue rechazada por su género, por ser mujer); y de repente, tanto la madre y la abuela de la consultante se derrumban al lado de ella, también, en posición fetal depresiva. Estas tres personas comparten la misma desvalorización pero es la hija quien, somatizándolo, lo hace visible, consciente y lo supera.

Mientras constelamos “este tridimensional retrato de la familia”, donde se conjugan las tres generaciones, la paciente puede llegar a la conclusión, por ejemplo, de que su depresión se debe a la “lealtad al dolor de la madre, que también padeció una depresión inconsciente, pero que no pudo superar”.

Y para finalizar y cerrar el proceso, se sugieren “frases terapéuticas” para verbalizarlas en voz alta o interiormente. Por ejemplo, una expresión sanadora habitual es esta: “Mi forma de amaros es siendo diferentes a vosotras”; “Soy una mujer libre, empoderada y con suerte en el amor” “No me siento culpable, soy libre”.

Evidencias científicas de las constelaciones familiares

El más relevante fue elaborada por varios profesionales del Centro Waypoint para Salud Mental de Penetanguishene en Canadá y de los departamentos de Psiquiatría y Filosofía de las Universidades de Toronto, Hamburgo en Alemania y de Gröningen en Países Bajos.

Se revisaron casi 4.200 registros de los que finalmente se eligieron 12 por cumplir los criterios de inclusión.  9 mostraron una mejoría estadisticamente significativa después de la intervención; concluyendo que “la primera evidencia de la eficacia a medio y largo plazo de la terapia de constelaciones familiares en una población no clínica”.

En Neflix puedes ver una serie que refleja las dinámicas de las constelaciones familiares: Mi otra yo, de Burcu Alptekin.

Duración aproximada de la sesión:
1 hora 30 minutos
Precio:
90€
Modalidades:
Presencial
Online (30% descuento)
logo neoconsciencia blanco
Centro de terapias
alternativas
Contacto
Copyright © 2024 NeoConsciencia. Todos los derechos reservados.